jueves, 7 de noviembre de 2013

AMAYA READMISION

El pasado viernes 25 de octubre, justo al finalizar su jornada laboral la
trabajadora Amaya Muñoz fue despedida por su empresa, perteneciente al
grupo empresarial KONECTA, cuyo máximo accionista es el Banco de
Santander.
Lo que podría parecer un despido más, en un grupo empresarial donde a
diario se despiden trabajadores y trabajadoras, en la mayoría de los casos
sin atender a la legalidad, escondía un drama personal al que no es ajena
una  buena parte de la ciudadanía del estado español. Amaya había perdido
también su vivienda pocos días antes, en concreto fue desahuciada con
notable presencia policial y de medios de comunicación el día 11 de
septiembre.
Como consecuencia del desahucio, Amaya debió acudir al servicio público de
salud el mismo día que se produjo, afectada por  un ataque de ansiedad y
debiendo estar de baja médica 10 días.
Pocos días después, el 11 de octubre,  Amaya acudió al médico por una
enfermedad común , y para ello, engañada por su mando intermedio debió
pedir una baja médica por un solo día, cuando según el convenio esta
visita al médico es un permiso retribuido y por tanto no computable a
efectos de contabilizar el absentismo. La empresa aprovecho esta
circunstancia para aplicándole el lado más duro de la reforma laboral y
privarla también de su trabajo.
Las ausencias de Amaya,  justificadas siempre,  en ningún caso podrían
considerarse un gran perjuicio para su empresa que es la de mayor tamaño
en su sector, el de atención al cliente para terceros, lo que todos
conocemos como telemarketing, ya que cuenta con casi 11.000 trabajadores
solo en el estado español.
Este grupo empresarial facturó en 2011, último año del que disponemos
datos económicos, 211 millones de euros y con unos beneficios de casi 5
millones de euros. Su cifra de negocios ha crecido con respecto al año
anterior un 14%, duplicando su negocio de explotación y consiguiendo un
aumento en sus beneficios netos de un 87%.
Pero no es la primera vez que el grupo KONECTA salta a las páginas de los
periódicos por asuntos similares, en junio del año pasado y según publica
el Diario Diagonal, una trabajadora falleció por seguir acudiendo al
trabajo pese a estar enferma, por el miedo a perder su puesto de trabajo
ya que poco tiempo antes había tenido otra baja médica.
El cinismo y desprecio de esta empresa por los trabajadores y
trabajadoras,  queda fielmente "retratado" en otro despido ocurrido
también hace poco tiempo, una trabajadora de su centro especial de empleo,
fue utilizada, publicando su foto, en la revista de la fundación KONECTA
para poner de manifiesto su esfuerzo por integrar a personas con
discapacidades. A los dos meses fue despedida por causas objetivas, que no
han sido acreditadas, estando su despido impugnado y pendiente de
sentencia.
Desde el sindicato CGT se ha intentado, incluso manteniendo una reunión
con la empresa,  que KONECTA reconsidere la decisión de despedir a Amaya,
hasta el momento sin conseguirlo,  por lo que no nos queda más remedio que
acudir a los tribunales y salir a la calle para defender sus derechos y
los de toda la clase trabajadora.
El próximo jueves 14 de noviembre a las 18,00 horas nos concentraremos en
la Plaza de Canalejas 1, frente a la oficina principal del Banco de
Santander, cómplice de este despido, cómo máximo accionista de KONECTA.
Y después, semanalmente se realizarán concentraciones ante los distintos
clientes de KONECTA, empezaremos por AEGON cliente para el que trabajaba
Amaya para continuar por VODAFONE, BANKIA, BANCO PULAR, GAS NATURAL, OPEN
BANK, ICO.
SI NOS TOCAN A UNA NOS TOCAN A TODAS

No hay comentarios: