lunes, 4 de junio de 2012

CGT ante la detención de Julián Ballesteros en la cacerolada frente a la sede valenciana de Bankia





*Julián Ballesteros fue detenido el viernes 1 de junio tras una
concentración en la puerta de Bankia, en Valencia. Los motivos pura
ficción. Para más inri, la policía realizó una práctica obstructiva
para intentar evitar que los abogados del 15 M y de CGT (sindicato del
que es afiliado) pudieran asistirlo. De hecho, la prensa tuvo
comunicación  de los "supuestos actos criminales" antes que los
representantes legales*

Esta detención, como todas las que estamos viviendo en Valencia y en
resto de España, obedece a una estrategia puramente política de miedo
y represión.

Ante la ingente estafa que estamos sufriendo los ciudadanos, la
indecente corrupción de una parte importante de la clase política,
financiera y empresarial de nuestro país, se produce como respuesta
del sistema para poder mantener el expolio a los pobres para dárselo a
los ricos, evidentemente a costa de nuestros servicios públicos, de la
educación de nuestros hijos, de la sanidad universal, de nuestros
derechos laborales y sociales.

La respuesta del pueblo siendo masiva se está desarrollando de forma
totalmente pacífica, sin tener comparación alguna con la violencia que
están ejerciendo sobre ella las clases dirigentes, arrebatando
derechos elementales y fundamentales imprescindibles para que
cualquier ser humanos pueda llevar una vida digna.

Hoy volvemos a evidenciar la enorme brecha abierta entre los intereses
de la mayoría y de quienes dirigen el país. No importa lo justo de la
quejas, de la reivindicaciones ante las afrentas sufridas, no importa
que de este lado las armas sean nuestras manos y nuestros corazones.
No pueden, no quieren permitir la disidencia, puesto que saben cuan
miserables son sus intenciones y cuan injustos sus propósitos. Para
ello necesitan demostrarnos cada día que ellos son los fuertes, que
ellos tienen las armas, que ellos son los que mandan, y mientras tanto
nuestro políticos, nuestros partidos políticos parlamentarios,
nuestros demócratas de pro son simplemente testigos de la deriva
totalitaria, como si no fuera con ellos. También habrá que exigirles
que se posicionen ya, si están con los poderosos o si están con el
pueblo. No nos engañemos: esto es un problema de todas las personas y
ante la desmesura de estas actuaciones solo caben contundentes y
firmes respuestas de "todas".

*Desde la Confederación General del Trabajo (CGT) hacemos un
llamamiento a toda la ciudadanía, a todas las organizaciones sociales,
sindicales y políticas para que se sumen a hacer frente al ataque que
están sufriendo en su propia piel decenas de compañeras y compañeros
simplemente por defender los que es de todos, y por extensión el
ataque de los derechos civiles de la ciudadanía*.

No podemos permitir, no debemos permitir que se prive de libertad a
nadie, semanas, días ni tan siquiera horas, no nos pararan ni nos
amedrentaran pero tampoco podemos permitir que el pueblo vea normal
que hoy por protestar, por pegar un cartel, por ejercer los más
elementales derechos de participación ciudadana puedas ser detenido,
encarcelado o juzgado. El compañero Julián fue liberado, pero es que
nunca nadie debería haberle privado de su libertad.


Federación Local CGT-Valencia

Valencia, 4 junio 2012





No hay comentarios: