jueves, 2 de octubre de 2008

ACOSO LABORAL

Tristemente tenemos que hablar una vez más (esperemos que la última) de acoso laboral. Muchas veces se ha tratado el tema, muchas veces lo hemos llevado a la comision de acosos, muchas veces les hemos comentado que era la última vez que recurríamos a su mediación antes de acudir a la jurisdicción pertinente. En todos los casos el final ha sido el mismo: buenas palabras y ningún hecho.

 

El acoso laboral, conocido asimismo frecuentemente a través del término inglés mobbing ('acosar', 'hostigar', 'acorralar en grupo'), es tanto la acción de un hostigador u hostigadores conducente a producir miedo o terror en el trabajador afectado hacia su lugar de trabajo, como el efecto o la enfermedad que produce en el trabajador. Esta persona o grupo de personas reciben una violencia psicológica injustificada a través de actos negativos y hostiles en el trabajo por parte de sus compañeros, subalternos (vertical ascendente) o superiores (vertical descendente o el tradicional boosing), de forma sistemática y recurrente, durante un tiempo prolongado, a lo largo de meses e incluso años.

 

El caballo de batalla esta vez se llama morosidad. Esta palabra maldita que provoca inexplicables cambios de personalidad, pérdida de las buenas formas, agresividad, etc.... en determinadas personas. Es inadmisible tanto la presión a la que están siendo sometidos muchos directores por parte de quienes anteriormente les alentaban a firmar lo que ahora se les echa en cara haber firmado, como inadmisible es la presión a la que se enfrentan cada día muchos administrativos, acusados por sus superiores directos de no gestionar adecuadamente la morosidad de la oficina. Debe ser que entre listado 927 y listado 12 pulgadas, entre el col y el fuelle, entre el 1050 y el 2500, entre carga del cajero y carga del dispensador, entre reintegro e ingreso, entre transferencia y abono de cheque,.... les sobra mucho tiempo y deberían salir a la calle a buscar a los morosos ilocalizables, o darse un paseo por la obra, la fábrica o la oficina de los susodichos para comentarles que deberían pagar religiosamente. 

 

Escuchando a estas personas parece que el origen de la mora no sea la crisis (¿crisis?, ¿qué crisis?), si no, más bien, que las oficinas no son capaces de hacer que los clientes paguen. No les sirven razonamientos: personas en paro, personas que han terminado de cobrar el paro y no tienen trabajo ni ingresos, subida del euribor, etc.... esto para ellos son excusas, los culpables son los directores y administrativos. 

 

Os vamos a enumerar algunos de los casos tipificados como acoso laboral, a ver si os suenan. Podéis ir tachando los que os sean familiares aunque os avisamos de que se os puede acabar la tinta de boli.

·  Gritar, avasallar o insultar a la víctima cuando está sola o en presencia de otras personas.

·  Asignarle objetivos o proyectos con plazos que se saben inalcanzables o imposibles de cumplir, y tareas que son manifiestamente inacabables en ese tiempo.

·  Sobrecargar selectivamente a la víctima con mucho trabajo.

·  Amenazar de manera continuada a la víctima o coaccionarla.

·  Quitarle áreas de responsabilidad clave, ofreciéndole a cambio tareas rutinarias, sin interés o incluso ningún trabajo que realizar («hasta que se aburra y se vaya»).

·  Modificar sin decir nada al trabajador las atribuciones o responsabilidades de su puesto de trabajo.

·  Tratarle de una manera diferente o discriminatoria, usar medidas exclusivas contra él, con vistas a estigmatizarlo ante otros compañeros o jefes (excluirle, discriminarle, tratar su caso de forma diferente).

·  Ignorarle (hacerle el vacío) o excluirle, hablando sólo a una tercera persona presente, simulando su no existencia («ninguneándolo») o su no presencia física en la oficina, o en las reuniones a las que asiste («como si fuese invisible»).

·  Retener información crucial para su trabajo o manipularla para inducirle a error en su desempeño laboral, y acusarle después de negligencia o faltas profesionales.

·  Difamar a la víctima, extendiendo por la empresa u organización rumores maliciosos o calumniosos que menoscaban su reputación, su imagen o su profesionalidad.

·  Infravalorar o no valorar en absoluto el esfuerzo realizado por la víctima, negándose a evaluar periódicamente su trabajo.

·  Bloquear el desarrollo o la carrera profesional, limitando retrasando o entorpeciendo el acceso a promociones, cursos o seminarios de capacitación.

·  Ignorar los éxitos profesionales o atribuirlos maliciosamente a otras personas o a elementos ajenos a él, como la casualidad, la suerte, la situación del mercado, etc.

·  Criticar continuamente su trabajo, sus ideas, sus propuestas, sus soluciones, etc.

·  Monitorizar o controlar malintencionadamente su trabajo con vistas a atacarle o a encontrarle faltas o formas de acusarle de algo.

·  Castigar duramente o impedir cualquier toma de decisión o iniciativa personal en el marco de sus responsabilidades y atribuciones.

·  Bloquear administrativamente a la persona, no dándole traslado, extraviando, retrasando, alterando o manipulando documentos o resoluciones que le afectan.

·  Ridiculizar su trabajo, sus ideas o los resultados obtenidos ante los demás trabajadores, caricaturizándolo o parodiándolo.

·  Invadir la privacidad del acosado interviniendo su correo, su teléfono, revisando sus documentos, armarios, cajones, etc.

·  Robar, destruir o sustraer elementos clave para su trabajo.

·  Atacar sus convicciones personales, ideología o religión.

·  Animar a otros compañeros a participar en cualquiera de las acciones anteriores mediante la persuasión, la coacción o el abuso de autoridad.

Pero, ¿por qué recurren a estos métodos?. La explicación puede estar en la definición del perfil de acosador. Os copiamos la definición de dicho perfil:

 

El fin último del acosador es el asesinato psicológico de la víctima, y el motivo principal encubrir la propia mediocridad, todo ello debido al miedo y la inseguridad que experimentan los acosadores hacia sus propias carreras profesionales. De este modo se puede desviar la atención o desvirtuar las situaciones de riesgo para ellos, haciendo de las víctimas verdaderos chivos expiatorios de las organizaciones.

 

 

Nos ponemos a vuestra disposición para llevar hasta donde sea necesario cualquier posible caso de acoso. Contad con nuestro apoyo, asesoramiento laboral y jurídico para erradicar de una vez por todas cualquier agresión de este tipo.

 

 

Siente respaldado en todo momento por CGT, el sindicato de todas y todos.

3 comentarios:

Rafita dijo...

esta circular no se ha enviado publicado en la web de la cam, ni se ha enviado a los mails de los compañeros/as, no?

Chinaski dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chinaski dijo...

Rafita, a mi si que me llego este mail, lo que si creo recordar es que fue hace un tiempecillo. Lo que he comprobado con otros compañeros es que a veces hay gente a la que no le llega al mail personal, segun me comentaron esto es porque la base de datos que tienen no esta del todo actualizada pero que lo iban a ir completando, a ver si es verdad porque estas cosas estan interesantes. Lo de la pagina web, supongo que te refieres a la de la cgt de la cam que tenemos en base cam, supongo que esa sera para todas las secciones del estado y no podran publicarse todas las circulares de cada seccion, es lo que me comentaron cuando pasaron por mi ofi hace poco, que las cosas de madrid se publicarian en este blog y las cosas mas generales en la web que llevan desde alicante.